Introducción

 

El principal objetivo del diseño web es la presentación óptima del contenido. Uno de los campos más apasionantes del diseño Web y un tanto ignorado por el gran público es la tipografía. La tipografía se encarga de manejar la disposición y la estética de letras, números y símbolos que están en el papel –o, en nuestro caso, la pantalla-, manejando las relaciones que se producen entre los mismos.

Una tipografía correcta puede obtener la atención de los usuarios, estableciendo un proyecto diferente al de todos los demás. No hay que olvidarse que las personas pasan más tiempo leyendo en la web que de los libros impresos, revistas y periódicos.

 


Diferencias con la tipografía impresa

Aunque los principios básicos de la buena tipografía impresa también se aplican en la web, hay un principio que marca la diferencia, la tipografía en la web no es fija, predecible y controlable como en la impresión ya que puede variar de usuario a usuario dependiendo del sistema operativo, navegador, fuentes instaladas y resolución de pantalla. Las diferencias más importantes pueden enumerarse de la siguiente manera:

  • La orientación de las páginas es normalmente horizontal, en lugar de vertical.
  • Generalmente no se ve al mismo tiempo la totalidad del material.
  • El diseñador tiene mucho menor control de la tipografía y de la puesta en página que en el material impreso.
  • En general, la resolución es menor, por lo que los detalles finos no están bien definidos.
  • Por todo lo expuesto anteriormente, la velocidad de lectura es aproximadamente un 30% menor.
  • Los usuarios de los sitios escanean en lugar de leer, por lo que la comprensión y retención se reduce a un 50%.
  • Se suman las barras de scroll como problema/obstáculo.
  • El hipertexto es más fácil.

 




Compartir: